Nov 2 2011
Temas Bíblicos

El letrero luminoso

Diác. Juan Sánchez García.

Rom. 14:5-9 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté asegurado en su ánimo. El que hace caso del día, hace lo para el Señor: y el que no hace caso del día, no lo hace para el Señor. El que come, come para el Señor, porque da gracias á Dios; y el que no come, no come para el Señor, y da gracias á Dios. Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Que si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, ó que vivamos, ó que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió, y resucitó, y volvió á vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

Atendamos esta pequeña historia antes de entrar en reflexión sobre uno de los mandamientos más inflingidos por los observadores del día de reposo.

Shabat, título de identidad del verdadero creyente de Dios

Toda persona que posee un negocio, fija una placa a la entrada, indicando su nombre y su ramo. Mientras dicha placa figura, es señal de que el dueño existe. Es posible que esté de viaje y que el negocio permaneció cerrado unas cuantas semanas, pero siempre y cuando la placa existe es prueba que la firma funciona. Del mo¬mento en que es retirada la placa, es seguro que la firma fue cerrada.

Tal es el caso concerniente al Shabat. El Shabat es una señal entre el Creador y su pueblo que muestra que El creó los cielos y la tierra durante seis días y reposó el séptimo. El Shabat es igualmente la señal de cada creyente que testi¬monia por contrato entre el Dios de Israel, que él es su hijo. Aún si ocurre que este (hijo) transgrede uno de los otros mandamientos de la Ley, no significa esto que abandonó su religión. Puede ser que el dueño interrumpió momentáneamente su negocio con intención de reanudarlo como lo indica la existencia de la placa. Mientras observa el Shabat, sigue siendo el dueño del negocio; pero si lo profanó, es como si le quitaran la placa que es un testimonio de que su alma no es alma creyente en el. Por lo cual dijeron los Sabios judios: Todo aquél que profana el Shabat es como si renegara de toda la Ley.

¡Hijo de Israel, cuida mucho de conservar esta placa del Shabat grabada en el fondo de tu corazón toda tu vida!

Jafets Jaim en una conferencia sobre la guardia del Shabat

Un gran judío, puesto en prueba una noche de shabat

En el año 5645 durante mi (comenta el Rav Nissim Bahar z”l) estadía en la ciudad de Minguen en Holanda, conocí a un an¬ciano, héroe del episodio que les relataré.

Este anciano era propietario de tiendas im¬portantes que había entregado a manos de sus hijos, al retirarse del negocio. Aún a la edad de 80 años conservaba sus fuerzas y su viejísima madre vivía con él.

Era noche de Shabat y toda la familia estaba reunida alrededor de una hermosa mesa de Sha¬bat en un ambiente característico de cantos y alegría.

De repente, la sirvienta anunció la llegada de un emisario de la casa real que deseaba hablar con el dueño de la casa.

— “Lamento mucho tener que molestarles”, dijo el emisario, “pero traigo un mensaje de su Alteza el príncipe Enrique, que desea que Ud. le entregue una cantidad de alfombras según detalle de esta lista, que desea urgentemente para adornar el palacio en ocasión de una festi¬vidad que ha de tener lugar esta misma noche.”

Contestó el amo de casa: “A mi gran pesar, me es imposible satisfacer a Su Alteza, ya que hoy es Shabat y solo puedo remitir la mercancía a la salida del día.”

“No es posible”, dijo el emisario, “pues le repito que se trata de una fiesta a la cual los invitados van a asistir esta noche”.

“Me está prohibido ocuparme de negocios en Shabat”, explicó el anciano, “por lo cual le ruego comunique a Su Alteza que mucho me duele no poder complacerle.”

El emisario salió y los cantos interrumpidos fueron reanudados. Aún estaba la familia reunida alrededor de la mesa cuando el mensajero real apareció de nuevo: “Su alteza exige que le envíe sin demora las alfombras que necesita, pues no es posible procurárselas de otro lugar. Si no las recibimos de inmediato, todo nuestro programa será trastornado”.

El amo de casa replicó: “Sólo puedo repe¬tirle lo antedicho. Por ser Shabat, a pesar de las circunstancias, me es imposible servir a Su Alteza”.

Después de la oración de la comida, apare¬ció por tercera vez el emisario, portador de una carta cuyo contenido era el siguiente:

Muy respetable Sr.,

Estoy comprometido y debo recibir inmedia¬tamente las alfombras por las cuales estoy dis¬puesto a pagar un precio doble o triple. Si Ud. rehúsa, sin embargo, a mi demanda, aténgase a las consecuencias. Le ruego estudie bien el caso.

Firmado: Príncipe Enrique

Después de leer la carta, respondió el an¬ciano: “Debido a la santidad del Shabat, no puedo contestar por escrito. Le ruego comunique a Su Alteza que siendo él quien manda, es mi deber cumplir su demanda. Pero existe un dueño Superior, el Rey de los reyes, Creador de todo, quien me encomendó de observar el Shabat y esta orden es primordial para mí”.

Al salir el mensajero, el descontento se manifestó entre los hijos. Los mayores opinaban que debían remitir las alfombras sin mencionar precio a fin de satisfacer al príncipe y evitar consecuencias desagradables.

La abuelita paró la discusión con estas pa¬labras: “Nietos míos, ¿por qué apenáis a vuestro padre? Debemos, al contrario, alegrarnos de que D”s nos dio la ocasión de hacer un sacrificio por su Santa Ley. En su mano está de compen¬sarnos por el gran perjuicio que este asunto nos puede acarrear.

Esa noche a la salida de Shabat, el amo de casa recibió una convocación urgente ante el príncipe para el lunes por la mañana a las 10. La familia quedó muy preocupada. A la hora fijada se presentó el hombre al palacio, el cora¬zón latiendo. A su sorpresa, fue recibido calu¬rosamente. El príncipe le invitó a tomar asiento y le declaró:

“Querido y respetable Sr., le pido excusas por mi comportamiento desagradable hacia Ud., pero la noche de Shabat me visitó el famoso Barón Ludvig. Conversamos de temas diferentes y hablamos de los judíos en general. El Barón mantiene que Uds. son el pueblo más materia¬lista del mundo y que para Uds. todos los medios de enriquecerse son buenos. Yo me opuse a esta opinión y ambos decidimos ponerle a Ud. a prueba. Estoy contentísimo de que haya salido Ud. victorioso y que así me haya dado la razón. Mi sim¬patía hacia los judíos permanecerá para siempre. En la casa real holandesa, sabemos que los judíos son sinceros y cuentan entre nuestros mejores ciudadanos”.

Pasadas unas semanas, recibió el anciano un documento nombrándole surtidor de la familia real en todos sus ramos.

La princesa Mediana, tía del rey, regresó de un viaje a Tierra de Israel y le trajo unos Tefilin (1) como recuerdo de la ciudad santa.

Basado en una historia publicada por M. Lehman

Extraído del libro El Shabat y su santidad con la autorización de la familia del autor

Bonita historia, llena de colorido y de momentos tensos por el resultado catastrófico que podría venir sobre la familia. Pero lo mas importante y trascendental, es le resultado de un fe genuina y verdadera.

Fe a la que solo se llega a través del ejercicio del cumplimiento de los mandamientos de Dios.

Fe sobre todo, fincada en la experiencia que todas las cosas dejadas en sus manos, traerán buenos resultados siempre.

Por muchos años nos hemos llamado Iglesia de Dios (7º día). Porque “dizque” obedecemos el día de reposo en nuestras vidas, y que ironía somos los que más infringimos el día de reposo.

No se cuantas veces hemos estados en situaciones de esta índole, pero creo seguramente hubiéramos tomado la segunda opción, la de los hijos, atender al comercio y olvidarnos de la promesa de obedecer y guardar los mandamientos.

No hemos llenado de infinitud de pretextos y justificantes para poder “acallar” nuestra conciencia de remordimiento, “que ya no es para nosotros”, “que es un mandamiento judío”, “que la vida moderna no nos puede permitir hacer tal o cual cosa”. Etc.

Pero se no ha olvidado que el Dios de los judíos y el Dios nuestro es el mismo, y que a los judíos se les ha cobrado muy caro el infringir sus mandamientos, por miles de años. Desde sufrimientos en su propia tierra por sus enemigos hasta cautiverios, y exilios por todo el mundo, aprendamos a hacer diferencia entre lo santo y lo profano. Ez. 44:23 Y enseñarán á mi pueblo á hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán á discernir entre lo limpio y lo no limpio.

Debemos rescatar una vez más nuestra valiosa herencia dejada por nuestros antepasados espirituales, como sábado o mejor dicho Shabat (día de reposo), ya que la palabra sábado significa día dedicado al dios saturno.

Dejemos de preocuparnos de otras cosas superfluas que están invadiendo nuestra iglesia, cual carcoma, y atendamos mucho mejor nuestra verdadera relación con el Creador de la vida.

Bibliografía: El letrero luminoso
Por. Rav Nissim Bahar z”l

(1) Filacteria (en hebreo: תפילין, Tefilín) es un término que deriva del griego phylakterion («protección, amuleto»), que pasó al latín como phylacterĭa y se refiere a unas pequeñas envolturas o cajitas de cuero donde se encuentran o guardan pasajes de las Escrituras en la religión judía. En el Judaísmo no se utiliza el nombre de “filacteria”, ya que su significado original (amuleto), se considera idolatría, prohibida en esta religión.

 

Ingresa aquí tus comentarios

ID7D es una iniciativa de miembros y simpatizantes de la Iglesia de Dios (7º día)
ID7D - Derechos Reservados © 2006 - 2020